Sociedades icónicas

 

INTRODUCCIÓN

Con este libro se inicia una secuencia de tres obras que procura dar cuenta de la esfera de la imagen en la sociedad contemporánea: Sociedades icónicas, Icónicas mediáticas y Semántica y estética de las imágenes. Cada una articula tres o cuatro ensayos desarrollados por autores de muy diversos orígenes disciplinarios que buscan esclarecer parte del horizonte imaginal de nuestro tiempo. Constituyen un conjunto interdisciplinario de miradas para el cual la relación imagen-sociedad nos lleva más allá del horizonte restringidamente semiótico o comunicativo, y nos invitan a pensar lo imaginal a través de la sociología, la antropología, la estética, la hermenéutica o el psicoanálisis. Una dimensión de la imagen convoca otras: el asunto mítico reclama el aspecto ideológico, y éste la dimensión política, que alude a una se- mántica social y estética, la cual a su vez, es inseparable de sus valores formales, pero también de sus evocaciones inconscientes… en una secuencia de reenvíos difícilmente clausurable. Más que una lisura, la imagen reclama una topografía de pliegues: en ella hay saltos, estrías, rugosidades. Deshacer la ilusión de la imagen (o lo que es lo mismo, comprender su ilusión) es desdoblar, desplegar poco a poco, pero también conservar y remirar sus protuberancias. Necesitamos otras metáforas de la icónica menos bidimensionales y superficiales (menos encantadas con la superficie: plano, cuadro, pantalla…) y más corpóreas, relacionales y lúdicas; quizás así advertiremos que cada tramo es un rizoma de sinergias y que la imagen no se agota, literal- mente, en una sola mirada.

En Sociedades icónicas buscamos ofrecer recursos arguméntales que contribuyan a comprender el lugar que ocupa la imagen en la experiencia sociocultural contemporánea; lo que produce una interrogación por las implicaciones identitarias y culturales de la proliferación icónica, y por las complejidades de su creación e interpretación. Esto implica la posibilidad de cuestionar y reflexionar el sentido estético, ético y político de las imágenes en una sociedad en la que dada la ubicuidad de los medios de comunicación y los formatos icónicos de las tecnologías informativas, la imagen parece convertirse en definición del ser social y en destino de la inversión económica y política prioritaria. Los tres trabajos que constituyen Sociedades icónicas, tienen en común el desarrollo de una visión crítica sobre el mundo imaginal contemporáneo. Muestran las falacias, el extravío y la desnaturalización que la imagen mediática hace de las personas y los pueblos en un horizonte histórico caracterizado por la extensión de los procesos globalizantes. Podríamos decir que dos son las interrogantes transversales del libro: ¿qué implicaciones sociales tiene la lógica predominante de la imagen en la cultura contemporánea?, y, retroactivamente, ¿hacia dónde apunta el sentido dominante de la imagen mediática de nuestro tiempo?

En “Imágenes de la ‘blanquitud'” Bolívar Echeverría señala que el tipo de ser humano solicitado por el “espíritu del capitalismo” y la modernidad inspirada por éste no incluye, en principio, ninguna determinación racial. Sin embargo, la blancura que ha mostrado ese tipo humano en su realización histórica no es casual. Dicha blancura racial se impone como la modalidad humana aceptable y privilegiada y a ella se asocia una blanquitud cultural e ideológica que constituye un ethos icónico como principio de reificación de los privilegios y relieves. Blanquitud psicológica, social, incluso institucional que atraviesa el mundo histórico y exige a quienes no pertenecen a su matriz blanquearse para ser aceptados, aunque lleven inevitablemente la marca de su blanqueamiento. Blanquitud constituida como criba moderna para medir y excluir, definir y privilegiar, separar y distinguir a los seres humanos.

En “Encantamiento de la imagen y extravío de la mirada” presento un balance del sentido que hoy otorgamos a nuestras imágenes a partir de la proliferación mediática y mercantil que ocupa casi todo el territorio de nuestra iconicidad. Nuestras imágenes parecen definidas por la vaciedad y el desarraigo, y sustentadas sólo en su superficie formal y el efecto plástico que aparentemente provocan en la expectativa pública. Sostengo que la sociedad contemporánea ha producido una iconografía dominante
que busca desarraigar su sentido de las inquietudes y necesidades sociales y humanas más acuciantes, aquellas que abordan las tradiciones culturales y los mitos más significativos. En su lugar, el campo mediático viene generando una iconografía de la vaciedad propia de una cultura comprometida casi exclusivamente con el mercado y el uso publicitario. de la imagen. Se trata de una tentativa crítica que ve el sentido icónico contemporáneo como un proceso de extravío de mundo y vaciamiento del significado de la mirada.

Por último, en “La perversión semántica de las imágenes en una sociedad multicultural” Pablo Lazo realiza una indagación sobre las condiciones de una hermenéutica crítica de las imágenes en la sociedad global. Dicha hermenéutica se enfrenta a la utilización ideológica y mercantil de las imágenes en la sociedad multicultural. Persigue la unidad de sentido de lo icónico interpretando la actual intensificación de los procesos de generación y regeneración de imágenes (donde el sentido peculiar de cada etnia o grupo social es pervertido sufriendo una pérdida de su capacidad de referencia). La imagen identitaria desnaturalizada y refigurada para propósitos sustancialmente distintos a su significación originaria. Este trabajo muestra que el escenario de la globalización icónica, lejos de ser un horizonte democrático definido por la apertura y la multiplicación de las posibilidades de ver, parece constituirse en una macrorregión de sometimiento de la mirada y de perversión de los sentidos de las iconografías de las sociedades.

Los desencantos y las búsquedas, los esfuerzos de dilucidación y la distancia crítica de los artículos que aquí se desarrollan dan cuenta de una experiencia cultural ubicua y de una inquietud creciente por el lugar del sentido en esta vorágine icónica. El vértigo de imágenes, la saturación de las visibilidades, la celebración posmodema del fin de la transparencia, van generando, de alguna forma, una necesidad intelectual y ética por la clarificación. Nuestro oscuro neobarroco es a la vez fragmentado y descomprometido, carente de la profundidad y la intensidad espiritual del primer barroco. Icónicamente nos hemos quedado con el puro efecto de la saturación, pero hemos perdido la hondura y complejidad filosófica y espiritual. Atinada parece la nostalgia de Wim Wenders, quien al recordar a Yasuhiro azu, el cineasta japonés, decía: “Tal vez eso era lo que había dejado de existir: una visión que fuera capaz de poner orden en un mundo en desorden, una visión que aún pudiera hacerlo transparente.”

Esta obra es una tentativa de comprender los rasgos principales de dicha pérdida de transparencia icónica y de reconocer algunas de’ sus implicaciones más significativas.

DIEGO LIZARAZO ARIAS

Civilisation de l’image? En fait c’est une civilisation du cliché ou tous les pouvoirs ont interet a nous cacher les images, non forcément a nous cacher la meme chose, mais a nous cacher quelque chose dans /’image.

GILLES DELEUZE

CONTENIDO

Imágenes de la “Blanquitud”.

Bolivar Echeverria

Encantamiento de la imagen y extravío de la mirada.

Diego Lizarazo

La perversión semántica de las imágenes en una sociedad multicultural.

Pablo Lazo

Los comentarios están cerrados.