Archivos de Etiqueta: imagen

Sociedad, cultura e imaginación

Entrevista a Diego Lizarazo

Por Dolores Morín, Universidad Autónoma de San Luís Potosí

Diego Lizarazo, profesor-investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana, ha realizado unas de las aportaciones más novedosas al campo de estudios de la comunicación y la cultura, en especial por su interés en los fenómenos de la imagen. Esta entrevista gira en torno a temas como la hermenéutica, el sentido de las imágenes y el futuro de la cultura en Latinoamérica.

Read More

La urdimbre icónica, Una lectura hermenéutica de Panofsky

Busco indicar un camino que nos permita recuperar la diagramación que hace Panofsky de la obra plástica (Panofsky, 1979), desde una perspectiva que rebase su inmanentismo, y señale la sinergia entre la imagen y sus observadores. Por inmanentismo entiendo la perspectiva estética que concibe la significación de la obra como una cualidad interna, ya sea por suponer en ella una sustancia del sentido, o por explicarla como el resultante de las relaciones interiores entre sus elementos estructurales.

Read More

El texto icónico

La teoría contemporánea de la imagen parece articularse en torno a la crítica del naturalismo icónico. Frente a una larga tradición estética y filosófica que confiaba en la transparencia de la imagen y que aún en palabras de Barthes suponía que la especificidad de los íconos se hallaba en su analogía (Barthes, 1992), la semiótica sostiene la codificación y la convención incluso del figurativismo visual.

Read More

Una aproximación panorámica y propositiva a la teoría del cine

Lauro Zavala (Universidad Autónoma Metropolitana)

El libro más reciente del investigador universitario Diego Lizarazo, La fruición fílmica, es el primero que se escribe en México sobre teoría del cine. Para apreciar la dimensión de este hecho conviene detenerse un momento a observar cuál ha sido la producción bibliográfica sobre temas cinematográficos desde la llegada del cine al país en 1896.

Read More

El pacto de veracidad en una ética del fotoperiodismo

Si pensamos que las imágenes son objetos, entidades inertes localizadas en unas coordenadas físico-temporales, es indudable que no son las imágenes las que requieren una ética, sino el uso humano de ellas. La ética de las imágenes compromete el orden completo de operaciones, transacciones y relaciones humanas en las que aparecen y desaparecen. Si la ética refiere al mundo humano de la libertad de elección, trazado sólo por la organización de la cultura, y reticulado por la definición personal, toda ética de las imágenes es en realidad la cuestión de aquello que los seres humanos hacemos con ellas, al producirlas, al ponerlas a circular, al consumirlas. No sólo se trata de la relación de las imágenes con su productor directo, sino también de los argumentos, de los intereses y representaciones, de las experiencias y sentidos que las instituciones y las estructuras mediáticas realizan con ellas; y de lo que la sociedad pone en juego al relacionarse con ellas e interpretarlas. Imágenes como las de los asesinatos que los paramilitares realizaron en el Putumayo en Colombia, o las fotografías de los enfrentamientos en Liberia, parecieran pedir de las personas y las sociedades algo más que un instante de perplejidad seguido por el olvido.

Read More

El Jardín de imágenes que se bifurcan

1. Comenzaba el Siglo XX cuando Franz Boas, el patriarca de la antropología relativista, experimentó una ruptura capital en sus creencias iconográficas. La relatividad de las culturas alcanzaba un fondo más radical del que hubo imaginado. Boas entró en contacto con múltiples mundos indígenas de norteamérica, pero fue su experiencia con los Haida la que recolocó más enfáticamente su mirada sobre las imágenes. Como parte de un experimento etnográfico, utilizó diversas fotografías de los osos que los Haida conocían en su mundo. Pero el experimento se truncó en el preludio: los Haida veían con desden esos objetos que Boas identificaban como testimonios. Las fotografías no les revelaban la figura del oso, y parecían tener dificultad para aceptar, si quiera, que lo allí figurado fuesen animales.

Read More

Caminos de la semántica icónica

Estrictamente hablando la semántica de la imagen apelaría a la explicación de las estructuras y gramáticas que dan significado a los textos visuales. La semántica se ha concentrado fundamentalmente en el ámbito del lenguaje y se ha nutrido de dos tradiciones dominantes: la de la lingüística y la de la filosofía analítica. En la primera vertiente podríamos considerar principalmente dos campos: el de la semántica estructural, como la desarrollada por Coseriu, Geckeler o Hjlemslev, y el de la semántica generativa producida por Chomsky. La segunda vertiente se nutre de una importante tradición de filosofía del lenguaje y de filosofía de la lógica que tiene su punto de partida en la triada Frege-Russell-Wittgenstein, y abarca casi toda la producción interesante de la filosofía analítica: Quine, Putnam, Davidson. La imagen no ha sido un objeto de interés significativo para ninguna de estas corrientes. Más bien los problemas semánticos de la imagen se han abordado en los intersticios y las intersecciones disciplinarias: la semiología visual (Eco, Lotman, Barthes), los estudios cinematográficos (Metz, Aumont, Casetti), la iconología (Panofsky, Hammón, Schapiro), la psicología de la percepción visual (Arnheim, Gombrich, Gibson) o la antropología visual (Brigard, Turner, Withttaker). El punto es que la comprensión de la semántica de la imagen parece desbordar las estructuraciones lógicas o sistémicas que se alcanzan en los campos de la filosofía analítica o de la lingüística. La semántica formalista no ha logrado dar cuenta satisfactoria del entreverado territorio de lo icónico, las soluciones más interesantes provienen de miradas fronterizas de carácter pragmático y hermenéutico. La semántica de las imágenes apela al contexto, a los usos, a lo simbólico, y no sólo a las categorías y taxonomías de tipo estructural o lógico. Es probable que dos sean las razones principales de esta rebeldía del sentido visual: la plasticidad de la imagen y el régimen de lo imaginario.

La razón primera se refiere, en síntesis, a que la imagen no puede decir sin mostrar; toda referencia icónica es también una elaboración plástica (porque su modalidad del decir es el color, el trazo, la forma, incluso el grano o la sustancia sobre la que se imprime o se traza). La denotación icónica es, digamos, intrínsecamente estética o sensual; no habla sólo para expresar un concepto, sino, principalmente, para producir una experiencia sensorial. Incluso, es pensable la imagen aunque no refiera nada (como la imagen no figurativa), o no denote concepto semántico alguno (como la imagen abstracta). Se trata de la icónica de la pura forma, de la superficie (el color, el trazo, la forma para la experiencia visual, solamente). En este sentido es que la semántica de la imagen no puede ser del todo la misma que la del enunciado, el sintagma, o la proposición. La imagen convoca una semántica más vasta (porque imagen puede ser un mapa, la representación de la anatomía de un crustáceo, el “Uno” de Jackson Pollock, o las “Formas blancas” de Franz Kline) en la que hay un corrimiento continuo entre lo argumental y lo poético, lo real y lo onírico. Un corrimiento del sentido por el orden de una elaboración múltiple del espacio (simbólico, referencial, pictórico, plástico) para la mirada. Se trata de una elaboración semántica para la mirada porque en ella se define la particularidad de la imagen dado que el espacio puede también elaborarse para la escucha (en el arte sonoro) o se le puede interpretar para el tacto (en la escultura). Sin que esto signifique un principio de exclusiones (la escultura sólo es elaboración de la imagen para el tacto), sino un régimen de ejes primordiales. La semántica de la imagen se proyecta en el amplio horizonte de la elaboración del espacio: desde lo plástico hasta lo simbólico, incluso en el ámbito de una suerte de espacio evanescente – o un puro significante de espacio- como en el sueño y la icónica virtual.

La segunda razón proviene del régimen de lo imaginario que, podríamos decir, se precipita en la estrechísima relación entre la imagen y la mirada. Las más fructíferas concepciones de lo visual parten de acontecimientos y hechos icónicos de gran envergadura (casi en el sentido en que Wittgenstein dice que lo elemental son las formas de vida), la fórmula de la partícula analítica o de la unidad estructural no dilucida gran cosa en el hecho visual. La mirada resulta formada por la imagen tanto como la significación de la imagen se debe, de trazo a trazo, al horizonte visual desde el cual se le mira. Por eso la imagen aflora un régimen y un cosmos de miradas que convoca una multiplicidad de problemáticas:

1. La de la relación entre percepción referencial y percepción icónica (como simultaneidad, dialéctica o relevo). En forma de interrogación: ¿De qué manera la producción y la observación de las imágenes han contribuido a definir las formas del ver?, ¿cómo establecemos los márgenes, los rituales y las reglamentaciones entre estas modalidades del ver? Lo que sugiere una antropología y una sociología de la mirada, que, a su vez, pone en marcha el supuesto de que las imágenes no se ven igual que las cosas (la gran hipótesis de la semiótica y de la antropología visual).

2. La problemática del tramado de miradas del mundo social y del trazado de la cultura. El juego del mirar que se establece en todo acto icónico, esa interesante cuestión de que el mundo que miramos es un mundo que nos ve. Nuestra experiencia humana y social se juega en un ver y ser mirado, o en un no ver y ser mirados, o en un mirar y no ser vistos. Lo que nos lleva a la dialéctica más vasta de la visibilidad y la invisibilidad (lo socialmente visible e invisible, lo históricamente visible e invisible, lo subjetivamente visible e invisible, con sus implicaciones éticas, estéticas y políticas). Lo cual produce una política de la mirada y, en otro pliegue, un psicoanálisis de la mirada (el yo-imagen que parece asediado por otro que lo mira, donde resuena la pregunta lacaniana ante cualquiera de nuestros actos: “¿quién crees que te está viendo?”).

3. El problema de las fronteras: ¿dónde están los límites del ver?, ¿hasta dónde alcanza mi mirada?, que convoca, cuando menos, tres respuestas: la del sentido común para la cual los límites del ver están dados por el alcance biológico de la mirada, que puede redefinirse y extenderse con la técnica (en la perspectiva de Winer o de McLuhan), lo que hace devenir el límite biológico en límite tecnológico. La respuesta de Lacan que parece decir que el ver se define en la doble urdimbre de lo simbólico y lo imaginario. Lo real, en su crudeza, es invisible. El tajo de real es inalcanzable. El ver se detiene en esa frontera imaginario-simbólica. La realidad sólo se atisba; en sí misma es la experiencia de la perplejidad, la parálisis. Por eso el límite del ver supone un enigma: aquello no del todo comprensible, lo que no alcanza o abandona el estatuto; sin posibilidades simbólicas de aprehenderse, es una irrupción hiriente que deja una marca. Finalmente, la respuesta de Wittgenstein, que en realidad es doble: a) hay una gramática de la visión (en última instancia articulada en los juegos del lenguaje), se trata de otra versión de la respuesta semiótica; y b) los límites del ver se ponen en evidencia en aquellas experiencias en que veo y queda en mí la impresión de no ver lo fundamental, aquellas vivencias en que algo se asoma subrepticiamente y advertimos su destello. Ese algo aludido es así algo acuciante. El propio Wittgenstein sugiere que dicha liminaridad flota en la imagen simbólica, o en lo simbólico de la imagen. Consecuentemente, la imagen simbólica parece elaborar el problema de las fronteras del ver, cuando menos en tres sentidos: a) porque es el territorio de lo plenamente visto (es pública, enfática y parida por la tradición); b) porque es el lugar de lo ignoto y lo enigmático (su poder radica en su inagotabilidad, en la inquietud que queda al no abarcarla del todo); y c) porque frente a ella se produce la impresión de que estamos en contacto con algo que aún no se advierte, algo que requiere un trabajo, un esfuerzo de dilucidación que nos concita.

 

Diego Lizarazo Arias
Profesor-Investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana – Xochimilco
Sistema Nacional de Investigadores Nivel II

La imagen encantada. El desamparo de la mirada en la cultura contemporánea

1. La imagen encantada

Hoy la definición aristotélica de las imágenes suena como una profecía: “las imágenes son como las cosas sensibles mismas, excepto que no tienen materia”. Extrañas entidades, dobles de mundo, sin mundo. Con ello Aristóteles anticipaba un tiempo en el que las imágenes se separarían de su suelo, un régimen visual capaz de inventar otro orden sobre la desolación de los referentes. ¿Hemos pensado qué implica un horizonte donde las imágenes se desprenden de su raigambre? Esta pregunta no se motiva ni en la reacción a una suerte de abstraccionismo generalizado, ni tampoco en una súplica iconofílica por un mundo figurativo.

Read More

Sentido de realidad en la imagen

1. Ver realidad en la imagen

Ante la escalinata de San Pedro se levantó una enorme pira de material seco. Coronándola, una efigie de Sigismondo, tan fiel a sus rasgos y a su atuendo que parecía de carne y hueso en lugar de una mera representación. Pero para que nadie se dejara engañar por las apariencias, de la boca de la imagen emergía una inscripción en la que se leía: «Soy Segismondo Malatesta, hijo de Pandolfo, rey de los traidores, peligroso para Dios y para los hombres, condenado a la hoguera por decisión del Santo Senado». Muchos fueron los que leyeron estas líneas. Luego, mientras la gente se acercaba, se prendió fuego a la pira y a la imagen, que inmediatamente se alzó en llamas.

Read More

Artículos publicados

“El dolor de la luz: una ética de la realidad”
Catálogo de VI Bienal de fotoperiodismo. Julio de 2006

“Psicoanálisis: una hermenéutica de imágenes” en: Revista Epistemez. Pensamiento y cultura crítica. Núm. 25, Año 8, Julio de 2005, Santafé de Bogotá, Colombia.

“La ruta del sentido. Lo social estético y lo formal histórico” en: Revista Epistemez. Pensamiento y cultura crítica. Núm. 24, Año 8, Abril de 2005, Santafé de Bogotá, Colombia.

“Icónicas del poder. Conflicto en torno a las imágenes simbólicas” en: Revista Versión, Estudios de comunicación y política, Núm. 15, Junio de 2005. Universidad Autónoma Metropolitana. ISSN 0188-8242.

“La imagen como hermeneusis del espacio” en: Anuario de Investigación 2004 / UAM-X / ISBN: 970310511-4.

“La imagen como hermeneusis del espacio” en: Anuario de Investigación del Departamento de Educación y Comunicación 2004. Universidad Autónoma Metropolitana- Xochimilco.

“Pragmática contractual de las imágenes” en: Anuario de Investigación del Departamento de Educación y Comunicación 2003. Universidad Autónoma Metropolitana – Xochimilco.

“Panofsky: hacia una iconología relacional” en: Primer Congreso. Comunicación y Política. Universidad Autónoma Metropolitana- Xochimilco, ISBN 970-31-0289-1, diciembre de 2003.

“La interpretación de la imagen. Conflictos entorno a las representaciones icónicas” en: Encuadre. Revista de la enseñanza del diseño gráfico. Volumen 2, Núm. 3, Octubre 2003, págs. 23-26.

“El poder de la interpretación”, en: Revista Epistemez. Pensamiento y cultura crítica. Año 6, Número 19, Noviembre, 2003, págs. 60-71. Bogotá – Colombia

“Simbólica y hermenéutica de la cultura”, en: Revista Epistemez. Pensamiento y cultura crítica. Año 6, Número 18, Mayo 2003, págs. 58-75. Bogotá – Colombia

“El poder simbólico de las imágenes” en: Anuario de Investigación 2002. Educación y Comunicación. Volumen I., Universidad Autónoma Metropolitana, ISBN: 970-31-0173-9, Septiembre de 2003, págs. 371-383.

“Trazos para una hermenéutica comunicativa” en la revista Argumentos. Estudios críticos de la sociedad, Universidad Autónoma Metropolitana, Número 43, Diciembre, 2002, ISSN:0187-5795, págs. 33-48, México.

“Exploración para una perspectiva pragmática de la significación de la imagen” en: Revista Imagen. Revista de la Universidad Simón Bolívar. Tercer Número especial dedicado a la investigación., Núm. 54, octubre de 2001, págs. 50-59, México.

“Imagen Poética: Sendas de Interpretación”, en: Revista Lúdica. Arte y Cultura del Diseño Año 5, Número 13, Diciembre 2002.

“Imagen Sagrada: Sendas de Interpretación”, en: Revista Lúdica. Arte y Cultura del Diseño Año 5, Número 12, Abril 2002, págs. 34-41.

“Uno en lo otro: La mirada múltiple de Wasilewski”, en: Revista Lúdica. Arte y Cultura del Diseño Año 4, Número 11, Octubre 2001, págs. 22-31.

“La imagen juego, mirar con Bortolotti”, en: Revista Lúdica. Arte y Cultura del Diseño Año 4, Número 10, Abril 2001, págs. 12-21.

“La lectura lúdica: aproximación a las representaciones infantiles en torno a la televisión” en: Revista EDUSAT. Red Satelital de Televisión Educativa. Secretaría de Educación Pública, Año 4, 2ª época, Núm. 21, mayo-junio 2000, págs. 8-9, México.

“Román Ingarden. Una aproximación a su teoría estética” en: Revista Versión. Estudios de Comunicación social y política. Núm. 3, abril de 1993. Fronteras de la recepción y procesos culturales, págs. 201-214, ISSN: 0188-8242. México.

“Del señor al siervo, del siervo al señor. Hegel y la dialéctica simbólica” en: Rayuela. Revista de ensayo y literatura, Año 1, Núm. 2, mayo-junio 1992, págs. 20-23, Guatemala-México.

“De lo literario a lo real imaginado”, en: Rayuela. Revista de ensayo y literatura Año 1, Núm. 3, septiembre 1992, págs. 9-10, Guatemala- México.

“Las palabras de la tierra” en: Vía Libre. Revista mensual sobre cultura Año 2, Núm. 13, mayo-junio 1989, págs.26-29, México.

“La mirada del papel y la película”, en: Vía Libre. Revista mensual sobre cultura Año 1, Núm. 6, junio 1988, págs.39-40, México.

“De lo literario y el recuerdo” en: Revista Artes. Educación, investigación, crítica, Núm. 12, agosto-septiembre 1989, págs.29-30, México.

“Las batallas en el desierto de José Emilio Pacheco”. Vía Libre. Revista mensual sobre cultura, México.

“Agua quemada de Carlos fuentes”. Vía Libre. Revista mensual sobre cultura, México.

Compilaciones

Diplomado de Guionismo en Televisión Educativa. Lengua y procesos simbólicos, Dirección General de Televisión Educativa, Centro de Entrenamiento de Televisión Educativa, México 1999. (Edición 1999: 99pp; edición: 2000: 95 pp.;
edición 2001: 178 pp.).

El proceso de recepción social de los medios de comunicación en 4 cuadernos, Unidad de Televisión Educativa, Centro de Entrenamiento de Televisión Educativa, Secretaría de Educación Pública, México, febrero de 1999: Preámbulo. 67 pp.; Módulo I.

El proceso de consumo cultural. 96 pp.; Módulo II. El proceso formal de la recepción. 104 pp. ; y Módulo III. Recepción social de los massmedia. 32 pp.

Capítulos en libros

“Panofsky en clave hermenéutica. Vínculos móviles en la interpretación de las imágenes” en: Vínculos entre comunicación y política: Nuevas visiones, Maestría en Comunicación y Política, Universidad Autónoma Metropolitana- Xochimilco.

“Aproximaciones a una semiología de la imagen” en: Bancos de imágenes audiovisuales con fines educativos, SEP, DGTVE; CETE, ILCE, SER, CONACYT, México, 2000, págs. 35-58.

“El hierro y la palabra” en Hacia la construcción social. Vertebración de los temas de Lenguaje y Sociedad. Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, UNAM, 1995, Págs. 47-55., México.

Textos didácticos

“La naturaleza de la imagen: ¿analogía o convención?” en: Diplomado en Documentación Audiovisual, Centro de Entrenamiento de Televisión Educativa, Dirección Generla de Televisión Educativa, Secretaría de Educación Pública, México, 2000, págs. 9-51. (500 ejemplares, 3 ediciones).

“La imagen simbólica. Hacia una hermenéutica del ícono” en: Memorias. Conferencias, Maestría en Comunicación Visual, Universidad Simón Bolívar, México, 2000. págs. 39 – 53.

“La reconstrucción del significado” en: Memorias. Conferencias, Maestría en Comunicación Visual, Universidad Simón Bolívar, México, 2000. págs. 85-89.